Un estilo de vida saludable hace la diferencia, Zendi te acompaña.

Consciencia Zendi, 14 de noviembre Día Mundial de la Diabetes.

 

 

En la actualidad se conocen tres tipos de diabetes, los cuales te presentamos de manera concreta:

La diabetes tipo 1 solía llamarse diabetes de inicio juvenil. Generalmente es causada por una reacción autoinmune donde el sistema de defensa del cuerpo ataca las células que producen insulina. Las personas con diabetes tipo 1 producen muy poca o ninguna insulina. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero generalmente se desarrolla en niños o adultos jóvenes. Las personas con esta forma de diabetes necesitan inyecciones de insulina todos los días para controlar los niveles de glucosa en la sangre. En la actualidad, la diabetes tipo 1 no se puede prevenir. Los desencadenantes ambientales que se cree que generan el proceso que provoca la destrucción de las células productoras de insulina del cuerpo aún están bajo investigación.

La diabetes tipo 2 solía llamarse diabetes no dependiente de insulina o diabetes de aparición en adultos, y representa al menos el 90% de todos los casos. Se caracteriza por la resistencia a la insulina y la deficiencia relativa de insulina, que pueden estar presentes, o ambas, en el momento en que se diagnostica. El diagnóstico puede ocurrir a cualquier edad. Puede permanecer sin ser detectada durante muchos años y el diagnóstico a menudo se realiza cuando aparece una complicación. A menudo, pero no siempre, se asocia con sobrepeso u obesidad, lo que a su vez puede causar resistencia a la insulina y conducir a niveles altos de glucosa en la sangre. Las personas pueden controlar inicialmente su condición a través del ejercicio y la dieta. Sin embargo, con el tiempo, la mayoría de las personas requerirán medicamentos orales o insulina. Si bien hay una serie de factores que influyen en el desarrollo de la diabetes tipo 2 , es evidente que los más influyentes son los comportamientos de estilo de vida comúnmente asociados con la urbanización. Estos incluyen el consumo de alimentos poco saludables y estilos de vida inactivos con comportamiento sedentario. La modificación del estilo de vida con actividad física y / o dieta saludable puede retrasar o prevenir la aparición de este tipo de diabetes.


La diabetes gestacional (DMG)
 es una forma de diabetes que consiste en niveles altos de glucosa en la sangre durante el embarazo. Se desarrolla en uno de cada 25 embarazos en todo el mundo y se asocia con complicaciones tanto para la madre como para el bebé. La DMG generalmente desaparece después del embarazo, pero las mujeres con DMG y sus hijos tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante en la vida. Aproximadamente la mitad de las mujeres con antecedentes de DMG desarrollan diabetes tipo 2 en un plazo de cinco a diez años después del parto.


Tanto la diabetes tipo 1 como la diabetes tipo 2 son graves. No existe la diabetes leve.

Los estilos de vida modernos se caracterizan por la inactividad física y largos periodos sedentarios. Las intervenciones basadas en la comunidad pueden llegar a individuos y familias a través de campañas, educación, mercadeo social y alentar la actividad física tanto dentro como fuera de la escuela y el lugar de trabajo. La FID recomienda la actividad física al menos entre tres y cinco días a la semana, por un mínimo de 30 a 45 minutos .

Los estilos de vida saludables también pueden mejorar los resultados de salud en etapas posteriores de la vida, establece hábitos alimenticios, de actividad física y visitas médicas.

Las intervenciones y políticas basadas en la población permiten que las opciones saludables a través de políticas en comercio, agricultura, transporte y planificación urbana sean más accesibles y fáciles. Se pueden promover elecciones saludables en entornos específicos (escuela, lugar de trabajo y hogar) y contribuir a una mejor salud para todos. Incluyen hacer ejercicio regularmente y comer con prudencia, lo que ayudará a mantener niveles normales de glucosa en la sangre, presión arterial y lípidos.

Recomendaciones de la Federación Internacional de Diabetes (FID) para una dieta saludable para la población en general.

  1. Elegir agua, café o té. Evita jugo de frutas, refrescos u otras bebidas azucaradas.
  2. Comer por lo menos tres porciones de vegetales todos los días, incluye vegetales de hojas verdes.
  3. Ingiere tres porciones de fruta fresca cada día.
  4. Refrigerio de nueces, un pedazo de fruta fresca o yogur sin azúcar.
  5. Limita el consumo de alcohol a un máximo de dos bebidas estándar por día.
  6. Selecciona carnes blancas, aves o mariscos en lugar de carnes rojas o procesadas.
  7. Elegir grasas insaturadas (aceite de oliva, aceite de canola, aceite de maíz o aceite de girasol) evita grasas saturadas (mantequilla, ghee, grasa animal, aceite de coco o aceite de palma).

El consumo de alimentos con alto contenido de azúcar, especialmente bebidas azucaradas, representa un alto riesgo asociado con la diabetes tipo 2.

Zendi te invita a cuidar tu salud, asiste con frecuencia a consultas con tu médico o centro de salud.

Agregar comentario

Loading